Según el informe de ANFAC sobre las matriculaciones de autobuses y autocares, la caída ha sido de un 46.8 % con respecto al año pasado. En Julio de 2019 se habían matriculado 1.698 vehículos , mientras que ,a estas alturas, tan solo existe un acumulado de 904.

Este dato sumado a los pésimos resultados que se desprenden del III barómetro COVID-19, publicado por CONFEBUS,lleva a a pedir la prorroga de los ERTE hasta el 31 de Marzo de 2021.

Otokar,ha matriculado 10 autobuses menos que el año pasado y tiene la esperanza puesta en la reactivación de la nueva movilidad a través de: nuevos modos de pago e instalación de mamparas de cristal templado. Todo ello para garantizar una mayor seguridad tanto a conductores como a pasajeros.

Así mismo, son de vital importancia las ayudas para la renovación de flota de las empresas de autobuses y la reconstrucción del sector discrecional, que se ha visto, y se esta viendo, gravemente afectado por la terrible pandemia.

No obstante, se ha producido un incremento de las cifras de autobuses, autocares y midibuses matriculados en julio: un 1%, por lo que se arroja algo de esperanza para el sector. Sin embargo, no podemos permitir que desaparezca el transporte colectivo que menos gases de efecto invernadero genera: el autobús. Apostemos por un transporte sostenible que cuide de nosotros